TODO SOBRE EL SUEÑO DEL BEBÉ | EL SECRETO PARA QUE TU BEBÉ DESCANSE BIEN

Dormir es una función fisiológica fundamental para el desarrollo global del bebé. ¿Sabes cómo proporcionarle los más dulces sueños? ¡Te ayudamos a conseguirlo!

Todos los bebés nacen preparados para dormir bien. Lo que ocurre es que al principio lo hacen a su manera, que no es la misma que la nuestra. Saberlo te ayudará a no agobiarte y a favorecer el descanso correcto de tu hijo.

CLAVE PARA QUE EL BEBE DESCANSE BIEN

Respetar su ritmo inicial y al mismo tiempo crear un entorno y una rutina que, poco a poco, le ayuden a fijar buenos hábitos de sueño. Ante todo, calma.

El niño es muy sensible a tus emociones. Si te agobias al llevarle a dormir, lo notará y se tensará.

Mantén una actitud relajada cuando le vayas a acostar y apaga el teléfono y otros elementos de distracción, para concentrarte en la tarea y disfrutarla con calma. Crea un entorno apacible. La habitación del bebé debe tener luz natural, ventilarse a diario y ser silenciosa. Aunque uses algún dispositivo “vigilabebés”, es preferible que se encuentre cerca de la tuya.

bebé durmiendo con peluche

La temperatura debe oscilar entre los 20 y los 22°C y es bueno que haya cierto grado de humedad, para prevenir la sequedad de piel y mucosas. Si el ambiente es muy seco, puedes poner un humidificador de vapor frío (una hora antes de acostar al niño) o colgar un recipiente con agua en el radiador.

ROPA DE BEBE PARA DORMIR

La ropa de bebe al igual que los textiles (cortinas, alfombras, cojines, etc.) tienen que ser de fibras naturales para evitar alergias. Y que se puedan lavar con facilidad, ya que es muy probable que se manchen.

Es recomendable que las ventanas estén vestidas con visillos cortos traslúcidos y ligeros, que permitan aprovechar la luz natural, y no se aconseja el uso de moquetas, porque acumulan gran cantidad de ácaros. Las luces de la habitación del pequeño deben ser suaves e indirectas, para evitar que incidan en sus ojos, y moverse con facilidad, para ajustarse a las necesidades. Cuna cinco estrellas Es el mueble más importante, adquiérelo en un establecimiento de garantía.

EL SUEÑO DEL BEBE | QUE TENER EN CUENTA

  • Si es de madera, su pintura o barniz ha de ser atóxico.
  • El espacio entre los barrotes no debe ser mayor de 6 cm, desde encima del colchón hasta la barandilla ha de tener como mínimo 50 cm y el espacio entre el colchón y los barrotes no debe ser mayor de dos dedos en ningún punto.
  • La barrera abatible ha de estar bloqueada siempre que el niño esté en la cuna. Cuando el bebé se siente o se ponga de pie, baja el somier; y cuando la barandilla le llegue al pecho tendrás que pasarle a una cama.
  • El colchón puede ser de diferentes materiales: fibra de coco (anti-humedad y transpirable), viscoelástica (sensible a la forma y temperatura del cuerpo), látex (hipoalergénico y transpirable). Sea del material que sea, no debe hundirse con el peso del niño. Si la cuna es heredada (no uses ninguna de más de 10 años de antigüedad), cambia el colchón por uno nuevo, más firme.
  • Las sábanas de la cuna deben ser de algodón 100%, no de franela ni de ninguna otra fibra que suelte pelusas.
  • Y un apunte: si el niño tiene reflujo puede que el pediatra te aconseje poner algo bajo el colchón para elevar el cabecero.bebé dormidito

Otros detalles que debes tener en cuenta

No coloques la cuna cerca de un radiador o fuente de calor, y tampoco al lado de cortinas largas (elimina las cuerdas de cortinas y estores). Si pones un humidificador, colócalo fuera del alcance de sus manitas (calcula hasta dónde llegaría si se pone de pie). Cuando el niño esté en la habitación, las ventanas han de permanecer siempre cerradas. Puedes instalar aire acondicionado en su cuarto, pero enciéndelo solo una hora antes de acostarle y después, apágalo.

Aunque tarde meses en asumirlas, inicia las rutinas de sueño a las 2 semanas de vida.

EL SECRETO PARA QUE LOS BEBES DESCANSEN BIEN

Nada es más eficaz para lograr que el bebé duerma bien que inculcar rutinas de descanso. Aunque hasta los 3-4 meses no será capaz de dormir sin despertarse para comer (algunos tardan más) es esencial que establezcas un orden de actividades previas al sueño cuanto antes. Empieza a ponerlas en práctica hacia las 6 semanas de vida:

  • Acuéstale (siestas y sueño nocturno) y despiértale más o menos a la misma hora todos los días.
  • Crea un ritual para dormir y despertar. Lo más extendido es acostarle después del baño y de la cena, pero si tu bebé es de los que se activan con el agua, báñale por la mañana.
  • Es estupendo que, entre la cena y la cuna, pases un tiempo tranquilo con él, hablándole, cantando o poniéndole música relajante; si utilizas siempre la misma, la asociará con el sueño y le ayudará a dormir.
  • Para que distinga entre el día y la noche, procura que haya diferencias entre las siestas y el sueño nocturno. No bajes del todo las persianas cuando duerma de día y deja que esté en un entorno activo, con sonidos suaves.
  • Sé constante con las rutinas: no las cambies cada poco para ver si hay otra que funciona mejor. Estimulación, la justa En la habitación del niño sigue la máxima de “menos es más”. En las primeras semanas de vida, los ojos del niño no serán capaces de distinguir bien formas y colores, pero cuando lo haga tener demasiada estimulación en la habitación puede interferir en su descanso. Es mejor que las paredes y la ropa de cuna tengan colores suaves, que inviten al sueño y no alteren sus nervios.

bebé sonríe mientras duerme

El exceso de juguetes, además de resultar peligroso, puede estimular demasiado al niño:

poner un móvil en la cuna, para que se distraiga cuando se despierte, y un doudou, para que se sienta “acompañado”, es suficiente. Para mantener el orden, sitúa cajas y estructuras de almacenaje, así el cuarto estará despejado.

Anuncios

¿POR QUÉ A MI BEBÉ DE PRONTO LE CUESTA DORMIR?

A partir de los 6 meses muchos bebés descansan toda la noche seguida, pero hay algunos a los que les cuesta más. Por fortuna, en la mayoría de los casos se debe a motivos con fácil solución.

Entre el cuarto y el sexto mes de vida los bebés dejan de necesitar las tomas nocturnas y, para alegría de los papás, empiezan a dormir de un tirón. Pero hay niños a los que les resulta más difícil establecer una buena dinámica de sueño, bien por motivos internos (carácter inquieto, cólicos…), bien por causas externas (malos hábitos al dormir).

Si es el caso de vuestro bebé, no te culpes ni le culpes a él; es normal que en distintos momentos de su desarrollo tenga dificultades para dormir. Te explicamos cuáles son las más comunes y cuál es el mejor modo de afrontarlas.

MI BEBE SE DESPIERTA Y LLORA

A todos nos ocurre: aunque creamos pasar durmiendo toda la noche, lo cierto es que durante ese tiempo se repiten varios ciclos de sueño. Cada vez que un ciclo concluye nos despertamos, pero inmediatamente nos volvemos a quedar dormidos a no ser que algo nos lo impida.

En el bebé puede tratarse de una incomodidad física, como estar mojado o tener hambre, en cuyo caso cuando se resuelva el motivo volverá a conciliar el sueño. O puede ser que haya aprendido a dormirse de cierta manera (mecido por una nana, con un juguete musical, etc.) y no sepa hacerlo de otra forma, con lo que llorará varias veces en la noche (cada vez que un ciclo de sueño termine).

bebe llorando

La solución es tener paciencia e ir modificando con calma ese aprendizaje, eliminando de su “rutina de sueño” las circunstancias que luego él es incapaz de reproducir si se despierta (mecer la cuna, cantarle una nana…).

BEBES QUE SOLO DUERMEN FUERA DE SU CUNA

Dormir bien tiene mucho de costumbre.

Algunos niños concilian el sueño sin problemas… pero siempre fuera de su cuna. Es así porque han asociado un espacio diferente (la alfombra, el sofá, la cama de los papás) con el descanso.

Para ayudarle a cambiar este patrón haz de su cuna un espacio agradable y acuéstale antes de que se quede dormido en otro sitio (si es necesario adelanta la hora de la cena y del ritual de acostarse).

bebe durmiendo con perrito

Los primeros días llorará y protestará; reacciona con calma enseñándole que su cuna es el sitio apropiado para dormir, pronto se acostumbrará. Y, en general, no utilices la cuna como espacio para jugar, métele en ella solo para la siesta y para acostarle por la noche. Tampoco lo dejes solo llorando háblale para calmarlo y cógelo en tus brazos si es necesario.

EL BEBE LLORA SI ME VOY DE LA HABITACIÓN

Hacia el séptimo u octavo mes de vida aparece en los bebés la llamada “angustia por separación” que les hace sentir miedo cuando sus papás o la persona que los cuida no está presente; es una etapa difícil para el pequeño, pero que pasa pronto, cuando aprende que seguís estando ahí aunque no os vea.

Para ayudarle acude a verle cuando llore, dedícale unas palabras de consuelo y recuérdale que es hora de dormir, pero evita cualquier acción que pueda convertirse en un hábito (por ejemplo, encender la luz).

Poco a poco ve acudiendo más lentamente a su cuarto, hablándole mientras estás yendo para ver si se calma antes de que llegues (si sigue llorando no dejes de ir). Y recuerda que un pañito o un doudou que pueda asociar con vosotros (dedica un rato al día a jugar con ese objeto y con el niño) le dará seguridad cuando esté solo.

bebé durmiendo al lado de mamá

MI BEBE SE GOLPEA

Algunos niños tienen extraños rituales para relajarse y alcanzar el sueño, y uno de los más llamativos es balancearse o golpearse la cabeza.

Verlo puede resultar angustioso para los padres, pero su función viene a ser la misma que la de succionar un chupete, y es un comportamiento habitual entre los 10 y 24 meses. Hay que quitarle importancia, ya que prestarle demasiada atención puede reforzarlo; basta con evitar que se haga daño poniendo una tela acolchada en los barrotes de la cuna.

Eso sí, si este comportamiento aparece a lo largo del día, tiene una duración prolongada o lo hace con excesiva fuerza, habla con su pediatra.

ALGUNOS BEBES QUIEREN JUGAR EN MITAD DE LA NOCHE

Aunque el cuerpo posee un reloj biológico que nos predispone a dormir de noche, este puede verse alterado. A los bebés de pocos días les suele suceder, situación que mejora a los 2 meses. Pero si tu hijo es mayor de 7 meses y tiene ganas de jugar cuando debería dormir significa que no está cansado. Revisa sus horarios, quizá está durmiendo mucha siesta, o le acuestas muy temprano, o se levanta tarde.

Dale un paseo a última hora del día, los estímulos ambientales le cansan.

bebé jugando por la noche

Le acuesto y pide sin parar. A partir del año los niños empiezan a decir sus primeras palabras y aprenden lo poderoso que es el lenguaje, no solo como herramienta de comunicación sino también para llamar la atención.

A esta edad, la mayoría de las veces tu bebé se calma y deja de llorar cuando le hablas desde otro cuarto. Pero quién se resiste a un ¡Bibe!, ¡Agua!,… que parecen una necesidad clara.

El problema surge cuando utiliza estas llamadas para mantenerte a su lado. Para evitarlo, asegúrate de que al acostarle están cubiertas sus necesidades y no respondas a su demanda dándole lo que pide, sino recordándole que es hora de dormir y que ya ha comido, bebido… Una vez explicado no se lo repitas cada vez (estaría logrando su objetivo: llamar tu atención); simplemente dile, con calma, que es hora de dormir. Esther García, psicopedagoga

A grandes males… pequeños remedios

padres e hijos descansando

A veces, los problemas de sueño tienen su origen en factores fáciles de resolver. Por ejemplo, el frío o el calor son malos aliados para dormir. Si a tu hijo le cuesta dormir bien, haz un repaso: ¿La temperatura de la habitación es agradable? Ha de estar entre 20 y 22 ºC (y él, sin tapar en exceso). ¿Hay ruidos molestos? Baja la tele y reduce el ruido de la casa. ¿El pijama es adecuado? El algodón es más confortable y no pica; revisa la talla, si le aprieta en los deditos de los pies, estará molestísimo. ¿Le oprime el pañal?…

Si con más de 7 meses tiene ganas de jugar a media noche, revisa sus horarios.

EL DESARROLLO DEL BEBE A PARTIR DE LOS 6 MESES

Algunos bebés adquieren unas habilidades antes que otros, por eso los calendarios son orientativos y debe ser el pediatra quien valore cómo se desarrolla la maduración del bebé.

6-8 meses Boca abajo, levanta la mitad de su cuerpo. Se mantiene sentado con mínima ayuda Puede darse la vuelta fácilmente.

9-10 meses Mueve las piernas para reptar y gatear. Comienza a ponerse de pie Hace pinza con los dedos índice y pulgar Se divierte tirando los juguetes y viendo cómo caen.

11-12 meses Comienza la marcha autónoma. Identifica su nombre y mira si lo llaman Entiende qué significa “no” y otras órdenes +12 meses.

Sobre los 15 meses puede caminar solo

A los 18 es posible que suba y baje escaleras cogido de la mano.

Desde los 18 meses mejora notablemente la comprensión del lenguaje

fases desarrollo en bebes

¿Sabías que…?

Capricare es una fórmula de continuación clínicamente probada y nutricionalmente completa que aporta a tu bebé todos los beneficios y las propiedades naturales de la leche de cabra, ayudando a una digestión suave para su barriguita y con un sabor agradable.

AVISO IMPORTANTE: La leche materna es la mejor para los bebés. Cuando la lactancia materna no es posible, puede usarse una fórmula infantil. En este caso es importante seguir cuidadosamente las instrucciones de alimentación y uso, además de seguir el consejo de un profesional de la salud.

leche materna para bebes

La lactancia materna es el mejor alimento que puede tomar un recién nacido, ya que le aporta grandes beneficios: facilita la digestión, estimula las propias defensas y favorece el desarrollo neurológico y visual.

A partir de los 6 meses, el bebé comienza a adquirir cierta autonomía. Su desarrollo, que hasta ahora nos parecía increíble, se acelera, aprendiendo nuevas habilidades casi cada día.

¿QUÉ BENEFICIOS APORTA LA LECHE AL DESARROLLO DEL BEBÉ?

La leche es el alimento esencial para un bebé hasta los dos años de vida, ya que es fundamental para el desarrollo de su sistema nervioso y visual, además de ofrecerle todos los nutrientes para que crezca fuerte y sano.

BEBES DURMIENDO SEGUROS | SINDROME DE MUERTE SUBITA DEL LACTANTE Y TRASTORNOS ASOCIADOS AL SUEÑO

Descubre qué debes tener en cuenta en cada uno de ellos, para prevenir la aparición del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, un trastorno asociado al sueño que, por fortuna, es muy poco frecuente.

S i hablamos del descanso del bebé, uno de los aspectos que más preocupan a los padres es el de la seguridad.

En este sentido, es necesario abordar el llamado “Síndrome de Muerte Súbita del Lactante”, un trastorno asociado al sueño que asusta mucho, pero cuya incidencia es muy pequeña (2 de cada 1.000 niños en España) y ha disminuido de forma espectacular en los últimos años gracias a las medidas de prevención.

Según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP), este síndrome se define como la “muerte súbita de un lactante de menos de un año cuya causa permanece inexplicada después de una minuciosa investigación”.

sueño seguro en bebes

El mayor riesgo de SMSL se da en el primer medio año de vida del bebé, sobre todo entre los 2 y los 4 meses, seguramente porque la capacidad del niño para despertarse del sueño aún no está madura. Conocer los factores implicados (en sentido positivo o negativo) en el SMSL ayuda a prevenir su aparición.

POSTURAS DEL BEBE AL DORMIR

En los años noventa los pediatras descubrieron una relación entre la posición del bebé en la cuna y la muerte súbita y empezaron a aconsejar a los padres acostar a sus bebés boca arriba. La tasa de los fallecimientos se redujo más del 90%. Por tanto, aunque no hay una única causa para el SMSL, acostar al bebé boca arriba es la medida de prevención más importante.

posturas bebes y niños durmiendo

La razón es que si tiene su cara hacia abajo no siempre gira su cabecita de lado, lo cual dificulta su respiración. El inconveniente de poner al bebé siempre en la misma postura es que pueda sufrir una ligera deformación de la cabeza, pero lo evitas teniéndole mucho en brazos y llevándole en pañuelo de porteo o portabebés. Y en cuanto a la posibilidad de que se dé la vuelta él solo y se ponga boca abajo, cuando el bebé tiene capacidad para hacerlo (hacia el séptimo mes de vida), ya posee fuerza suficiente para reaccionar si está en problemas, así que tranquila.

El interior de la cuna Según datos de la AEPAP, una superficie de descanso blanda aumenta el riesgo de SMSL, al igual que lo hace la presencia en ella de almohadas, cojines y objetos blandos sueltos, que pueden llegar a dificultar la respiración del bebé si cubren su cara.

Elige un colchón firme (comprueba que no queda espacio entre este y los barrotes de la cuna), usa ropa de cuna que se ajuste bien y evita poner objetos que agobien al niño. La temperatura Un exceso de calor es peligroso para el bebé, que aún no transpira bien.

posturas humor bebes durmiendo

Piensa que puede pasar calor si los rayos de sol que se filtran por la ventana se combinan con demasiada ropa, o si de noche la calefacción está muy alta y él está muy tapado en la cuna.

Mantén la Temperatura del Cuarto de Nuestros Hijos a unos 20º C.

Para dormir puedes ponerle un body y un pijama saco y no taparle con nada. Si prefieres ponerle un pijama, prescinde de mantas y edredones y tápale con una sabanita que le cubra solo hasta las axilas (saca sus brazos por arriba) y esté bien remetida bajo el colchón en la parte de los pies.

bebe durmiendo

Si está resfriado, tiene infección o tras una vacuna no es necesario taparle más. Para asegurarte de que no está pasando calor, toca su nuca: si suda, está muy abrigado. Si sus pies están calentitos y sus manos algo frescas, perfecto.

Y un apunte más:

cuando vaya en el coche quítale la chaqueta y el gorro, y si lo llevas en el portabebés, recuerda que también recibe tu calor corporal.

Los Hábitos de la Madre

El hecho de que la madre fume, beba o tome drogas durante el embarazo aumenta el riesgo de que luego su bebé sufra SMSL.

La Principal Medida para Prevenir el SMSL es Acostar al Bebé Siempre Boca Arriba

Y tras el nacimiento, el humo del tabaco también es un factor de riesgo.

Es esencial que vosotros y el resto de familiares, amigos, etc., tengáis claro que la habitación del niño, la casa en general, el coche y los espacios cerrados donde esté el bebé son lugares libres de humo.

El Lugar de Descanso Hasta el Año

lo más seguro para el bebé es dormir en vuestra habitación de noche (de día en el salón). Aunque estéis dormidos, en vosotros sigue despierto el instinto de protección y percibís cualquier anomalía que suceda durante el sueño.

De hecho, los estudios demuestran que la incidencia de SMSL es menor en países como Japón, donde los bebés duermen en la habitación de sus padres, que en los que abogan por el sueño solitario, como Estados Unidos.

EN CUANTO AL COLECHO, NO EXISTE UNANIMIDAD

Hay especialistas que aconsejan su práctica, aduciendo que con el colecho se produce una sincronización física entre la madre y el bebé (acoplan sus fases de sueño) y que la respiración de la primera ayuda a regular la del segundo, lo cual disminuye el riesgo de SMSL.

Pero otros lo consideran peligroso y lo desaconsejan, salvo que se opte por una cuna adosada que se añade a la cama de los padres. En todo caso, no se debe practicar el colecho con el bebé si se han ingerido alcohol o somníferos, se padece obesidad o el colchón de la cama es blando y se hunde.